5 compras inútiles que apenas usamos

Cuando te enteras de que vas a tener un bebé, estás ansiosa por comenzar a comprar tooodo lo que va o vais a necesitar, que ya te han adelantado que son muchas cosas.
En realidad no son tantas, y en nuestro caso, descubrimos con el tiempo que muchas nos las podíamos haber ahorrado.
Hay cosas que no vas a saber si te hacen falta hasta que no llegue el bebé y veas como se comporta, que le gusta y que no. Es decir, a lo mejor te encanta esa hamaca último modelo, pero luego resulta que tu bebé no soporta estar tumbado en ella ni 30 segundos. En nuestro caso, he estado haciendo memoria, y estas son las 5 cosas que compramos y que al final resultaron ser bastante inútiles:

 

Bañera en la habitación:
En este caso, al menos no la compramos, sino que la heredamos. Era uno de estos muebles cambiador que tiene la bañera incrustada. A priori es como muy ideal tener esto en la habitación del bebé, pero la realidad es que no es nada práctico. Para empezar tienes que llenar la bañera en el baño y llevarla a pulso hasta la habitación, sin derramar nada. Al principio es poquita agua, pero luego se llena más y esto es inviable. Por otro lado, es bastante normal que haya fugas de agua, porque el tapón esté mal colocado. Así que probablemente lo que tengas en el primer cajón del mueble, quedará empapado. Solo te va a pasar una vez, porque después de ese episodio, dejarás de usar la bañera y el mueble se quedará solo como cambiador. Menos mal que la heredamos, porque suelen ser muebles muy caros.  

 

 

Saco de invierno:
Antes de nacer Lucas, mi madre y yo nos fuimos de compras y no nos resistimos a comprar un saco de invierno para el capazo, que era monísimo y al tacto, una maravilla. Vamos, que estábamos a principios de Agosto y aún así daban ganas de meterse dentro. Esperé pacientemente a que hiciera frío para estrenarlo (el año que nació Lucas, estábamos a 18º un 31 de Octubre) y cuando llegó el momento, pasó lo que ya me estaba temiendo: el saco para mí. Lucas era un bebé muy caluroso (lo sigue siendo), y le agobiaba mucho ir tan tapado en el capazo. Y para muestra, la foto de cabecera de este post, con su cara de por favor, sácame de aquí. Así que nada, sin estrenar. 


Esterilizador de biberones:

A ver, mi madre estaba escandalizada con el hecho de que no esterilizáramos los biberones antes de cada uso y con que usáramos agua del grifo. Lo cierto es que compré un esterilizador de estos que parecen una yoghurtera, para usar en el microondas y lo usé una vez, antes del primer uso. La realidad es que era un engorro, porque los biberones que teníamos eran altos y no cabían bien en el microondas. Lo que te digo: un uso y al armario.  


Esquineras, protectores y demás: 

Es una de las cosas que en cuanto Lucas comenzó a ponerse de pie, compramos a granel. Esquineras, protectores para las puertas… lo único que hemos usado han sido los protectores de enchufe, por si acaso, pero el resto de cosas no las llegamos a sacar ni de la bolsa. Y el niño sigue entero, por cierto. Solo hemos tenido que insistir un poco más para que no abra las puertas de los armarios bajos de la cocina, pero nada más.


Parasol para el carro: 

El carro de paseo que utilizamos durante el primer año de Lucas, nos lo prestó una buena amiga. Si os pueden dejar estas cosas, aprovechadlo, porque aunque es cierto que hace mucha ilusión comprar y estrenar cosas para tu bebé, es un desembolso importante y en muchos casos, no hay necesidad. Bueno, a lo que iba: nos dejaron un trío de Jané que el único defectillo que tenía era que el parasol estaba algo roto. Y ahí fui yo, a reponer la pieza para que al peque no le molestara el sol en los paseos. Oye, que engorro de artilugio. Se flexiona fatal y tienes que estar recolocandolo cada vez que te cambias de acera, porque el sol ahora viene por otro lado… lo intenté una o dos veces, y al final, me ganó la pelea. La capota del carro era estupenda y cubría bastante, y cuando hacía falta, prefería usar mil veces una muselina que el paraguas. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *