El impacto de las tecnologías en la vida familiar

El uso que se hace de los dispositivos digitales (smartphones, tablets y otras pantallas) hace tiempo que está sobre la mesa, pero en los últimos meses se ha acentuado el debate sobre el impacto que las pantallas tienen en nuestra rutina diaria y en la de nuestros hijos. De hecho, últimamente se habla mucho sobre la Nomofobia, termino designado para describir la adicción al móvil que provoca en algunas personas ansiedad, dependencia e incluso miedo a salir de casa sin móvil. Preocupa especialmente que alrededor del «18% de los jóvenes de entre 14 y 17 años usa de modo compulsivo el teléfono móvil» (Fuente: Ministerio de Sanidad). Y de hecho, la nueva Estrategia Nacional de Adicciones, incluye por primera vez las «adicciones sin sustancia», es decir a las tecnologías, al juego y a los videojuegos.

Relacionado con este problema, la plataforma Empantallados.com ha publicado recientemente un estudio sobre el impacto de las tecnologías en la vida familiar, añadiendo además recomendaciones muy útiles para aquellos padres que queráis aprender más sobre como gestionar el uso de pantallas en casa. Lo podéis descargar desde su página web, aquí: https://empantallados.com/especiales/estudio2018/

También en el programa de La Sexta ‘La Sexta Columna’, hablaron hace unas semanas de esta adicción a la tecnología, haciendo mención al ámbito educativo a partir del minuto 34. Lo podéis ver aquí (tenéis que registraros antes en su plataforma, sorry). 

Y hablando de educación, el debate aquí no es nuevo, pero últimamente se están alzando muchas voces que aconsejan evitar el uso de pantallas en los menores de 6 años y de hecho, los colegios más demandados por los gigantes tecnológicos de Silicon Valley son colegios de metodologías Waldorf y similares, que descartan por completo el uso de la tecnología en la enseñanza. ¿Por qué estos padres, gurús de la tecnología, elegirían criar a sus hijos sin pantalla? La clave está, de nuevo, en el uso que se le da a estos dispositivos. Según explica un ingeniero informático de Microsoft y otras startups tecnológicas, «antes queríamos que el usuario estuviera contento para que comprase el producto. Ahora, con los smartphones y tablets, el modelo de negocio es otro: el producto es gratis, pero se recogen datos y se ponen anuncios. Por eso, el objetivo hoy es que el usuario pase más tiempo en la aplicación, para poder recoger más datos o poner más anuncios. Es decir, la razón de ser de una aplicación, es que el usuario pase el mayor tiempo posible delante de la pantalla. Están diseñadas para eso.» 

¿Cómo gestionáis en casa el uso de pantallas? Lucas está en una edad en la que empieza a interesarse por la tele, y le encanta ver series de dibujos o alguna película de Pixar (ahora mismo Nemo es el rey). Intentamos limitar el tiempo que ve la tele a una hora diaria, y estamos con el. Es decir, por norma general no utilizamos la tele como «niñera», sino que le acompañamos mientras ve la película y vamos comentándola con el.

Con respecto al móvil, aun es pequeño para interesarse por el teléfono para jugar, supongo que porque nunca le hemos dado el móvil con ese fin. Solo nos lo pide para ver los videos que le grabamos (¡le encanta verse!) y somos nosotros los que gestionamos el dispositivo, no dejamos que el lo sujete y toque botones.

Es obvio que no podemos mantenerles al margen de la tecnología, porque nacen y viven rodeados de ella, pero si podemos enseñarles a hacer un buen uso de ella. En casa, nuestra meta este año es intentar no utilizar el teléfono delante de Lucas, ya que no podemos pretender que el no lo pida si no para de vernos a nosotros con el móvil en la mano. Al final se trata de dar ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *