Nuestros cuentos favoritos para bebés

Desde pequeña siempre me ha encantado leer. En casa los dos trabajamos en el sector editorial, asi que vivimos bastante rodeados de libros y cuentos para bebés. Lucas ha convivido con ellos desde siempre.

Con él leemos cuentos desde que era muy chiquitito. Los tiene en su habitación, integrados con el resto de sus juguetes y a su altura. Esto es importante para que pueda coger los cuentos que quiera, siempre que quiera. De hecho, el los considera un juguete más, y eso me encanta.
Creo que es el primer paso para que sea un futuro lector y disfrute con ello.
No quiero que sea un niño que lee por obligación y que se toma la lectura como un castigo.

Desde que era un bebé hasta ahora, hemos explotado los cuentos de formas diferentes. Al principio, solo mirábamos y señalábamos las ilustraciones. Con casi 20 meses, a Lucas le encanta que le cuente cuentos y está cada vez más atento a la historia.Poco a poco iremos incorporando algunos títulos con algo más de «argumento» detrás.

Justo el otro día leí un artículo que explicaba que si al terminar de leer un cuento, el peque pide que se lo leas otra vez, es que el cuento ha triunfado. Estos son algunos de los cuentos para bebés que triunfan en casa y que Lucas pide que le leamos una y otra vez:

Mi Día (Maeva)

Este libro nos lo regalaron en la Feria del Libro el año pasado, y al principio pensaba que iba a ser un fracaso. Las ilustraciones no me decían mucho (¡lo siento ilustrador!) y realmente no había historias. ¡Pues que equivocada estaba!
Es un diccionario ilustrado de cosas que transcurren en el día de un niño, desde que se levanta hasta que se acuesta. Aunque siempre me ha despistado que aparezcan cocodrilos y rinocerontes dentro de este argumento, pero bueno…
Le hemos sacado tanto partido que lo tenemos, literalmente, destrozado. Al principio le enseñábamos a Lucas las ilustraciones y nosotros íbamos señalandolas y diciendo en alto cada palabra. Cuando fue un poquito más mayor y aprendía a identificar algunas de esas palabras, jugábamos a encontrar los objetos en la página («¿Dónde está el perro?») y Lucas lo señalaba encantado (¡Ahíiiiii!).
Ahora que ya habla bastante, nosotros le señalamos los dibujos y le preguntamos qué es, para que el nos diga la palabra. ¡Y se sabe un montón! Lo hemos aprovechado de un montón de formas diferentes y aún hoy lo seguimos usando.

El Pollo Pepe (SM)

¿Que padre no conoce al pollo Pepe? Este cuento con pop-ups es un clásico y está en las casas de casi cualquier niño.
Nosotros tenemos la versión grande. Aunque al principo a Lucas le daba un poco de miedo el pico del pollo Pepe, es un cuento que le encanta y lo pide muy a menudo.
Además me consta que en la guardería lo han utilizado bastante y trabajan con la mascota en las horas de inglés, así que es un cuento que Lucas conoce muy bien (pero no le cansa).

Peter Pan (Bruño)

Este cuento es parte de una colección de clásicos adaptados a los más pequeños. En casa tenemos El Libro de la Selva y Peter Pan, y este desde luego, es su favorito.
El cuento es una versión reducida del clásico de J.M Barrie, así que yo le voy añadiendo las partes de la historia que no aparecen en el cuento mientras le enseño las ilustraciones.
Las solapas para tirar y descubrir están bien pensadas y le dan sentido a la narración.
Lucas lo sigue super atento, y en algunas partes ya sabe lo que viene a continuación y se adelanta a lo que yo voy a contar, es muy divertido.

Nosotros (Patio)

Un libro con troqueles que muestra el cuerpo humano a los más pequeños. Les enseña por dónde pasa la comida, para que sirven los dientes… Todo de una forma muy sencilla y básica, obviamente.
Sobre todo me gusta que el mensaje que transmite el libro es que, aunque por fuera parezcamos diferentes, por dentro todos somos iguales.

De esta misma colección hay un título sobre los medios de transporte que se llama «En Marcha». ¡También le gusta mucho a Lucas!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *